La cabaña nace para satisfacer la irrefrenable necesidad de estar a solas conmigo misma. Cualquier montañero entenderá muy bien a lo que me estoy refiriendo. Basta remontar la fatigosa subida, coronar una cresta y expandir la mirada para darse cuenta de la necesidad de trepar solo sobre uno mismo: la más difícil de las travesías humanas. Allí todo es más puro, el límpio y fresco viento de la cumbre, azota y allana los laberintos del alma, poniendo un poco de orden y paz, donde antes no lo había. Y se experimenta, junto a toda la pequeñez personal, la más honda soledad acompañada por la presencia de los otros en el recuerdo.
Han quedado allá lejos las prisas de la vida en el paisaje urbano. Aquí no hay prisa para llevar enseguida y a todas partes el propio vacío. Aquí la vida personal se vuelve densa y maciza con la experiencia de lo intemporal y la copresencia de todos.

martes, 11 de octubre de 2011

Me voy de caza.



Un baño de humildad nos estaba haciendo falta desde hacía tiempo. Y como todo en la vida llega, no se hizo esperar demasiado y !zas! crisis al canto.
La norma básica era " ese no va a ser más que yo" y claro, casa y coche siempre estaban a la altura del vecino y no de las circunstancias. Las sobras de la comida, a la basura, que estar recalentando es un atraso; los fines de semana, al restaurante, que luego es un coñazo estar recogiendo la cocina. En vacaciones, cuanto más lejos mejor, que lo de aquí al lado está muy visto; celebramos los cumpleaños de los niños como bodas, la televisión vieja; al plan renove, que lo que mola son las de plasma y esa parece sacada del jurásico. La ropa toda a estrenar, que no vale la pena estar cosiendo botones ni cremalleras, y por su puesto, nada de heredar de los hermanos que eso es de los tiempos del cuplé. En fin, que creímos que la tarjeta de crédito era inmortal y que la palabra derroche no estaba en el diccionario.
La crisis cortó de cuajo y sin anestesia todos esos usos y costumbres de nuevos ricos que crecían a lo bestia como mala hierba.
Ahora toca comernos el marrón, la gran mayoría endeudados hasta las cejas en un país en déficit, mientras desde Belín nos llueven las collejas. Apretarse el cinturón, lo que se dice apretárselo, los ciudadanos de a pie lo llevan haciendo desde hace unos años pero ¿qué pasa con los altos directivos y en las altas esferas en general?
Cuando leo noticias como la de las millonarias indemnizaciones que han recibido los directivos de NovaCaixaGalicia después de haber hundido la Caja, obligando a un rescate de la entidad con dinero público, en concreto, unos 2500 millones de euros, es que me pongo mala. ¿Cómo es posible que cometan una injusticia tan flagrante y se vallan de rositas?.
Soy incapaz de matar una mosca, pero con estos temas me dan ganas de ir a la ferretería, pillarme una motosierra y SALIR DE CAZA.



11 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Parece que el numero de indignados aumenta , los mejores (indignados) son los que empiezan como tú indignándose se sí mismo, aunque alguna cosa como premiar los fracasos de forma desmesurada nos haga pensar a más de uno en la motosierra.
Ingeniosa entrada, llena de sarcasmo y sana ironía .
¡Guuuuaaii!
un beso

Luismi dijo...

Y no dimite nadie. Nadie va a la cárcel y se van de rositas. Este país es diferente.

Besos con motosierra y magnun llena de balas.

Encarni dijo...

No te creas que eres la única, yo te acompañaría, porque la indignación ya rebosa todos los límites. Y mira que soy pacifista, pero hay cosas que sin tan injustas!Leñe.

Un abrazo.

Simplementeyo dijo...

Jaja que te voy a contar sobre el temita, como ves coincidimos con la misma entrada, es una verguenza todo, mucha parte de la culpa es nuestra, pero los demás como bien dices las matan y se van de rositas, amiga mia esto es España, los chorizos están en auge y las cotizaciones de ellos suben, como total, no pasa nada...

Besitos y sonrisas al alza :-)

PD: Me gusta tu nueva casa, algún día subiré contigo a esa montaña;)

Tomasson dijo...

Hola querida amiga Fayna. Hace tiempo que no entro por aquí pero cada vez que lo hago tu casa es una visita obligada porque me hace sentir bien. Gracias por volver.

Yo voy contigo de caza porque hace tiempo que no entiendo como se le dan indemnizaciones a gentuza que no sabe sino despilfarrar.
En fin, la política y la justicia de este país.......

Volveré........

Anna Jorba Ricart dijo...

La situacion es complicada y lamentablemente va a seguir siendolo...
este pais tiene dificil arreglo y no estaremos nunca como estuvo, edificado en falso no tenía consistencia y así nos hacen ir...y los mismos sentados en sus "poltronas"es ...¡indignante!
Hoy el grito se oirá en el mundo...¡todos a la calle!
deseo que sigas bien.

Lembranza dijo...

FAYNA, yo te acompaño, totalmete de acuerdo contigo. Es cierto que se ha gastado, pero también es cierto que lo ganaste,no te lo regalaron, y ellos?? que se van de rositas con primas millonarias??. Ahora toca apretarse el cinturón, si, pero quien se lo aprieta?? él que tiene 450 euros de ayuda? De verdad no les da verguenza? Desde luego hay que hacer algo.
Un placer volver a tenerte con nosotros. Besos

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola Fayna, !ay hija!! tocas la llaga y el bolsillo, la llega de los ciudadanos con el cinturón , no apretado, más bien estrangulado y una clase de intocables que se aprovechan de todo y de todos.
Hace falta una limpieza pero ¿Quien la hace, sin limpiarse a sí mismo?
Falta honestidad
Con ternura
Sor.Cecilia

pseudosocióloga dijo...

Pues eso, yo seguiré recalentando sobras, intentando reciclar, cosiendo botones y dobladillos y creo que incluso voy a dejar de votar.

espronceda- nictemero dijo...

Fayna: me paro a pensar sobre lo que comentas. Lo hago con frecuencia, dada la situación actual. El problema es más complicado de lo que parece. Lo directivos de ban, etc, etcca, lo grandes directivos, calro, han firmado un contrato fruto de la podedunmbre de la sociedad mercantil que hemos creado. A los que hay que cazar es a los grandes especuladores que han hecho del mundo lo que es. Me refiero a la falta de escrupulos, a la miseria, al hambre.

Myriam dijo...

jajajaja ( mejor dicho: buahhh, buahhh) grrrrrrrrrrr ¡vamos, vamos a cortar cabezas!