La cabaña nace para satisfacer la irrefrenable necesidad de estar a solas conmigo misma. Cualquier montañero entenderá muy bien a lo que me estoy refiriendo. Basta remontar la fatigosa subida, coronar una cresta y expandir la mirada para darse cuenta de la necesidad de trepar solo sobre uno mismo: la más difícil de las travesías humanas. Allí todo es más puro, el límpio y fresco viento de la cumbre, azota y allana los laberintos del alma, poniendo un poco de orden y paz, donde antes no lo había. Y se experimenta, junto a toda la pequeñez personal, la más honda soledad acompañada por la presencia de los otros en el recuerdo.
Han quedado allá lejos las prisas de la vida en el paisaje urbano. Aquí no hay prisa para llevar enseguida y a todas partes el propio vacío. Aquí la vida personal se vuelve densa y maciza con la experiencia de lo intemporal y la copresencia de todos.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Un 10 a los publicistas.

Da lo mismo que a veces no prestemos ninguna atención por los caminos que transitamos. La memoria llega más lejos que cualquiera de nosotros. Todo lo que vivimos, incluso lo que nos parece más intrascendente, lo vamos acumulando en ese cerebro del que sabemos tan poco y que dispone de tantas cuevas ocultas para ir guardando cada uno de nuestros pasos. Lo guarda todo como si tuviera un mal de Diógenes vinculado a lo que tiene que ver con nuestra existencia. Somos lo que vamos sintiendo.

Pocas veces un anuncio de tv logra transmitir valores perdidos y sentimientos olvidados con tanta certeza y emoción. Es de 10.


6 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Eres la segunda persona que se queda con este anuncio.
A mi seimpre me recuerdas a los míos en Paradela, cuando eran más pequeños. La diferencia esencial es que la comida también era casera...
Me alegra tanto saber de ti...es como recuperar también a Iris y aquella esmerada educación...cada vez que alguien me dice algo de los niños de ahora, sonrío y la recuerdo...

Amanda T. dijo...

A mí me llamó mucho la atención este spot porque me trae infinitos recuerdos de mis veranos en el pueblo de mi madre con mis tias y mi prima a las que adoro y me hicieron pasar momentos inovidables en plena naturaleza. Un 10 para tí.

andré de ártabro dijo...

Has dado vida a mi niñez,a mi adolescencia,a recuerdos vividos no recordados con ese gran aununcio.
El cerebrocapta mucho más allá de la consciencia..dejemos eso para otros momentos
...ahora lo que me satisface es que estás , como si nunca te hubieses ido , por más que se notara tu asencia, y has vuelto a llenar, un hueco entrañable que estaba vacío, así sin ti.
¡Gracias por volver!
Un beso
andrés de ártabro

Mascab dijo...

A mí también me emocionó mucho cuando lo vi.

ES una preciosidad, un canto a las buenas costumbres y sobre todo, a la convivencia.

Me alegro de tu vuelta para poder seguir conociéndonos.

Besos, guapa!


mascab

Luismi dijo...

Excelente vídeo. No sé si en el Serengueti encontrarás pizzas como esas,, jeje. Me alegra enormemente tu vuelta. Se te echaba de menos.

Un abrazo enorme

Steppenwolf dijo...

"Cerebro con el mal de Diógenes", que frase más gráfica.