La cabaña nace para satisfacer la irrefrenable necesidad de estar a solas conmigo misma. Cualquier montañero entenderá muy bien a lo que me estoy refiriendo. Basta remontar la fatigosa subida, coronar una cresta y expandir la mirada para darse cuenta de la necesidad de trepar solo sobre uno mismo: la más difícil de las travesías humanas. Allí todo es más puro, el límpio y fresco viento de la cumbre, azota y allana los laberintos del alma, poniendo un poco de orden y paz, donde antes no lo había. Y se experimenta, junto a toda la pequeñez personal, la más honda soledad acompañada por la presencia de los otros en el recuerdo.
Han quedado allá lejos las prisas de la vida en el paisaje urbano. Aquí no hay prisa para llevar enseguida y a todas partes el propio vacío. Aquí la vida personal se vuelve densa y maciza con la experiencia de lo intemporal y la copresencia de todos.

martes, 27 de septiembre de 2011

Punto de partida.



Un blog no es un diario personal porque los diarios personales se guardan siempre bajo llave. No se concebiría un blog en papel, no tendría la inmediatez ni las posibilidades de difusión de estas nuevas herramientas que nos conectan a los unos con los otros. Además, nunca se podría concebir sin la mirada de un lector cómplice que le diera sentido a las palabras, es por eso que se han incorporado de una forma tan natural a nuestra necesidad de análisis o de ficción diaria.
Yo desde hoy me sitúo en una pequeña cabaña virtual para escribir mis estados de ánimo y todo lo que me vaya encontrando cerquita de las emociones. Querría haberme ubicado en el quinto pino, tratando de arropar mi propia intimidad tan lejos como me fuera posible, pero finalmente, mi lado más salvaje me llevó directa al Serengueti. 
Trataré de actualizarlo regularmente y de compartir con ustedes muchas de mis filias y de mis fobias. 
Sed todos bienvenidos.



4 comentarios:

Amanda T. dijo...

Una alegria enorme de verte por aquí de nuevo. Tiene pinta de ser tan interesante y bueno como Bajando se sube al cielo. Yo tengo un blog oculto que se llama Jazmines en el pelo, será sincronicidad, pero tambien he pensado cerrar Y fueron felices, hay que renovarse.
Te sigo siempre, hasta en la china ya lo sabes. Un beso enorme Fayna.

andré de ártabro dijo...

Te vamos a entender bien no porque hayas venido,¿por que? porque si es preciso iremos a estar contigo en"tu Serengueti, allí donde uno se da cuenta de los esfuerzos de la naturaleza y todo lo que vive "merece vivir"", y te sentiremos.
Un beso
andré de ártabro

Myriam dijo...

¡¡Qué alegría tan grande me has dado con tu retorno, Fayna querida!!

Estoy aún de vacaciones en Argentina y luego voy a España de camino a casa. Aquí estoy disfrutando de la familia. Mis nietas están preciosas colocaré una entrada al respecto tan pronto como me sea posible.

Un beso enorme y mucho éxito en esta casa nueva tuya. No sabes cuánto te extrañé....

Mascab dijo...

PUes venga! vamos al serengueti!

Besos.