La cabaña nace para satisfacer la irrefrenable necesidad de estar a solas conmigo misma. Cualquier montañero entenderá muy bien a lo que me estoy refiriendo. Basta remontar la fatigosa subida, coronar una cresta y expandir la mirada para darse cuenta de la necesidad de trepar solo sobre uno mismo: la más difícil de las travesías humanas. Allí todo es más puro, el límpio y fresco viento de la cumbre, azota y allana los laberintos del alma, poniendo un poco de orden y paz, donde antes no lo había. Y se experimenta, junto a toda la pequeñez personal, la más honda soledad acompañada por la presencia de los otros en el recuerdo.
Han quedado allá lejos las prisas de la vida en el paisaje urbano. Aquí no hay prisa para llevar enseguida y a todas partes el propio vacío. Aquí la vida personal se vuelve densa y maciza con la experiencia de lo intemporal y la copresencia de todos.

jueves, 26 de enero de 2012

Cada uno se psicomatiza como puede.



Ya lo dijo Freud, el padre del psicoanálisis, hace 100 años:
"Cuando se formula un juicio sobre dolores corporales, es preciso tomar en cuenta su evidentísima dependencia de condiciones anímicas".
La dermatitis alternativa-itinerante que sufro desde la adolescencia, este invierno decidió implantarse en los párpados para hacerme tragar veneno y obligarme a llevar, como decía aquella canción... "la cara lavada y recién peiná".
Si ya es un fiasco eso de salir a la calle sin la sombra de ojos, el rímel y el perfilador puesto, no les cuento nada el esfuerzo mental que supone para alguien como yo, más coqueta que Yessica Rabbit, tener que estar todo el día con el pañuelito en la mano secando lágrimas de puro escozor, ocultando bajo las gafas de sol, grietas, rojeces e inflamaciones; por no mencionar los pinchazos y el dolor permanente en las cuencas oculares.
Mi dermatólogo dice que de esto nadie se muere, pero que me moriré con esto. Para mí supone un rito expiatorio mortificante, como el de los "empalaos" de Valverde de la Vera.
La cuestión es que los mortales no valoramos el poder de la mente en su justa medida y, sin darnos cuenta, cada uno se psicomatiza como puede.
En mi caso tiene que ver con un espejo que deforma, como en el  Callejón del Gato, y con un armario muy viejo que probablemente perteneció a una tía abuela que se llamaba Antonela. Yo no conocí a Antonela, tía de mi padre, pero todos los días abro y cierro su armario. Se trata de un ropero de cuatro puertas, de madera, antiguo, recio, bonito si te gustan las cosas de antes. El armario de la tía Antonela tiene un enorme espejo central en la parte exterior de una de sus puertas, y ese espejo en vez de deformar, como los de Valle-Inclán, forma. Tanto que a veces creo que es la mismísima tía Antonela la que interviene para que yo me vea tan estupenda en su espejo y pueda salir a la calle llena de optimismo.
Como ocurre con la pulsera power balance, el alma de la cola de ballena en las píldoras homeopáticas o las bayas de Gogi, que tienen más de convencimiento mental que de funcionamiento físico, yo sé que esto no es así, y que ni la tía Antonela interviene para que me vea estupenda, a pesar de tener los párpados como si me hubiera caído disolvente, ni el espejo dice la verdad, pero esto, al fin y al cabo, no son más que nimiedades ¿no?.


A medida que vaya remitiendo el brote, podré ir pasando más tiempo delante de la pantalla. Estoy deseando visitaros.






20 comentarios:

Myriam dijo...

Pobre, ¡qué mala racha!.

Tabique, pelo, párpados....

¿No es alergia a los productos de maquillaje?.

Espero que se te pase pronto.

Tienes razón en que somatizamos en distintas partes del cuerpo, en este caso no estoy tan segura, a menos de que haya algo que no quieras ver.... Qué bien podría haberlo, claro.

Un beso y ánimo

mariajesusparadela dijo...

Y yo que me visites, pero de verdad, fisicamente, para poder entregarte una cajita con veinticinco libros...eres la única que aun no los tiene.
Mejórate.
(la tía Antonela no miente, refleja la verdad exterior e interior).

Ana dijo...

Siento mucho lo de la dermatitis y lo de los ojos, una zona tan delicada. Te entiendo bien (he pasado rachas de esas, influye en tu estado de ánimo también), molesta mucho, pero hay que mirarse en ese espejo del que hablas, decirse guapa y salir adelante, que todo pasa, auqnue moleste.
Saludos
;)

Asun dijo...

Pues sí que has empezado bien el año.

Más vale que ahí tienes a la tía Antonela velando por ti y devolviendote esa imagen estupenda para afrontar el día a día.

Espero que te mejores.

Un beso

José Vte. dijo...

Es verdad que llevas mala racha. Tener "averías" crónicas es algo que hay que llevar con paciencia y resignación. Confío en que se calme pronto y puedas ponerte ese rimel que tanto te gusta, señora coqueta (que no croqueta), jejeje.

Un abrazo

Anna Jorba Ricart dijo...

Un fastidio, pero hay que adaptarse como sea; tambien veo que tienes una racha "menos buena"...¡pasará!...verás como si. En las dermatitis hay un componente de tipo nervioso que las perjudica haciendo brotes más potentes...pero no siempre.
Recibe mi saludo con el deseo de que pase pronto.

espronceda- nictemero dijo...

Yo, esa sensación de salir de casa sin rimel no la he sentido nunca, je,je, pero comprendo tu sensacion de disgusto, no por eso que ya se que es broma, sino por la mala leche ( ¿ me permites esta licencia de mal gusto? ) que se debe poner con ese problema.
Fayna, tienes que prestarme el armario, pues yo en el mio me veo mal, muy mal. ¿ A lo mejor es psicosomático? y tiene razon Freud.
Un beso

orthos62 dijo...

vaya parece que últimamente es como si te hubiera mirado un tuerto, ejej bueno no pasa nada ejem, claro como a mi no me pasa, será una mala racha. Al menos tomatelo lo mejor posible ya que no hay mas remedio que aceptar lo que pasa.
cuidate .
un abrazo

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Bueno amiga mía, a tener paciencia y un buen rato, estas dermatitis son compañeras por mucho tiempo. Pero confía, que todo pasa.
Te dejo un beso , si pudiese en tus ojos para sanarlos
Con ternura
Sor.Cecilia

Encarni dijo...

Tienes un espejo inteligente porque es capaz de reflejar tu propia autoestima, y eso, es algo que hay que agradecer. Yo nunca me pongo rimmel, no lo soporto, porque siempre me pica en los ojos. Pero sé que queda muy bien.

Espero que esto pase pronto y vuelvas a mirarnos con esa gracia que tienes.

Un abrazo.

Lembranza dijo...

Vaya mala racha que llevas!! Tú primero ponte buena, y luego nos visitas, nosotros estaremos por aquí, sino nos da también algún ataque de algo. Últimamente se lleva muxo. Seguro que estas requeteguapaa, veo a tu tía Antonieta, haciendo magia al otro lado del armario. Besosss

cruzita dijo...

Vaya pues si que lo siento que ahora estés mal de los ojos, cuidate y ten paciencia, espero que se te pase pronto. Te dejo muchos besitos guapa.

Steppenwolf dijo...

Una fuerza tan poderosa y desconocida para nosotros como la mente nos puede hacer volar o llevarnos al infierno. Yo creo que la mayoría de nuestros dolores físicos son psicosomáticos, solo tienes que ver a la gente los lunes, parece que vienen de la guerra, y el efecto placebo nos demuestra como nuestra mente nos puede curar y proteger de cualquier cosa, y si es así, vamos a trabajar con ella.
Un abrazo.

JValentina dijo...

Bueno amiga ..tienes que aceptarlo y una vez que lo aceptes..tratar de no acordarte de lo que lo tienes..
Se que se dice muy bien cuando es otra la que lo padece, pero bueno, asi es la vida, todos tenemos algo de que preocuparnos..
Si el espejo de tu tia Antonela te va , adelante puede ser como una medicina..mirate al espejo antes de salir a la calle y sal con la cabeza bien alta..diciendote ..soy la mejor no me pasa nada !!!!
Besos

Tomasson dijo...

Hola amiga Fayna!!!!!! Son rachas.....dejemos que pasen sin que perturben nuestra mente. lo has dicho, la mente es poderosa y si te sientes bien contigo misma no hay más que mirar. Un beso amiga

Myriam dijo...

Te extraño, te extraño, te extraño, te extraño......


¿¿¿¿ Cómo estás?????

Besos y abrazos
abrazos y besos
Besos
abrazos
Besos

ali gomez dijo...

hola

Angélica Mora dijo...

Mejórate, Maja, que te extrañamos

Myriam dijo...

Te extraño mucho. ¿Cómo estás? Te espero como agua de mayo.

Besos y abrazos

andré de ártabro dijo...

¡¡¡¡Te extraño!!!
Me faltas!!!
Estamos sin ti!!!
Y no te puedo hayar .
¡Acaso el Serengueti no tiene límites!
Vuelve que quiero estar en tus mañanas,.
¡Vuelve!